¿Sabíais que, según un estudio reciente, sólo el 20% de las aplicaciones empresariales se han movido a la nube? Hablemos de por qué exactamente. Sabemos que la tecnología de contenedores es crucial para hacer esa transición a la nube, pero incluso las empresas que la adoptan siguen encontrando una serie de obstáculos. Digamos, por ejemplo, que un negocio está creando …

¿Sabíais que, según un estudio reciente, sólo el 20% de las aplicaciones empresariales se han movido a la nube? Hablemos de por qué exactamente.

Sabemos que la tecnología de contenedores es crucial para hacer esa transición a la nube, pero incluso las empresas que la adoptan siguen encontrando una serie de obstáculos.

Digamos, por ejemplo, que un negocio está creando una nueva aplicación nativa en la nube, pero el ritmo al que está progresando es mucho más rápido de lo que la capa de datos heredada puede escalar. Para solucionar esta problemática, IBM ha identificado los desafíos clave que impiden a las empresas moverse a la nube y ha creado lo que llaman los IBM Cloud Paks.

Con esta solución ya se puede empezar a construir un stack que soporte los IBM Cloud Paks. En la capa de infraestructura comenzaremos con Red Hat OpenShift, que es la plataforma de contenedores utilizada, y que, esencialmente, se basa en la tecnología de contenedores y Kubernetes. Así que, con los Cloud Paks, lo que se ha conseguido es empaquetar el middleware de IBM, pero lo más importante es que se ha optimizado para que se ejecute directamente sobre OpenShift. Esto significa que funciona mejor en un entorno OpenShift, o en un entorno basado en contenedores como Docker. Así que, en la siguiente capa, justo encima de Openshift encontraremos los Cloud Packs.

Ahora que sabemos que los Cloud Paks están soportados en OpenShift, tenemos que pensar en dónde podemos desplegar el clúster de OpenShift. Esto no debe suponer un problema ya que, cualquier proveedor de nubes público o una nube privada, da la posibilidad de desplegar RedHat Openshift. De igual forma, podemos desplegarlo on-prem, por lo que, de cualquiera de las formas, eliminamos el problema de la infraestructura.

Ahora, hemos construido el trabajo de base aquí, pero la última capa que no hemos mencionado va a estar constituida por las aplicaciones o el core de negocio que realmente aprovecha esos Cloud Paks.

Ahí es donde el usuario y el cliente entran a construir realmente.

Ahora hay tres puntos clave de Cloud Paks que quiero resaltar:

  • Pueden funcionar en cualquier lugar. Independientemente de dónde se ejecute la plataforma de OpenShift, ya sea en nube pública o privada, o incluso en la nube de IBM. se pueden ejecutar esos Cloud Paks de una manera totalmente compatible en cualquier lugar.
  • Son abiertos y seguros. Como se ha mencionado antes, están construidos y optimizados para OpenShift, que se basa en tecnología y principios de código abierto. Esto le permite evitar bloqueos por parte del proveedor y básicamente ejecutar estas aplicaciones en cualquier lugar. Además, es seguro desde el principio, ya que esencialmente, se publican parches de seguridad asiduamente, así como actualizaciones de la plataforma sin importar si es el sistema operativo OpenShift o todo el conjunto de middleware certificado por IBM a través de los Cloud Paks.
  • Son consumibles. Los Cloud Paks son consumibles en el sentido de que no sólo se tiene que pagar por lo que se necesita, sino también cuando se necesita. En este sentido, se pueden ir consumiendo según se vaya necesitando en función de los 5 casos de uso que se explicarán a continuación.

Ahora hablemos de cada uno de estos Cloud Paks, los cuales dividiremos en 5 grandes bloques:

  • El primero: son los Cloud Paks for Apps. Principalmente, permiten crear nuevas apps en la nube o modernizar una aplicación existente, con una serie de herramientas que pretenden evitar fallos desde el principio. Por lo tanto, al crear un nuevo microservicio hay que pensar que tal vez se quiera ejecutar en cualquier entorno de nube, además de aprovechar las capacidades y tiempos de ejecución certificados y seguros. Además, si se tiene una infraestructura heredada o cargas de trabajo de aplicaciones (particularmente aquellas basadas en WebSphere) hay enfoques prescritos para modernizarlas.

  • A continuación, tenemos Cloud Paks for Data. Desde hace tiempo, los datos son cruciales para cualquier aplicación y a lo largo de los años, o quizás décadas, los negocios han acumulado montones y montones de datos. El problema es que la mayoría de esos datos no están catalogados o quizás incluso son inaccesibles, pero los negocios saben que si aprovecharan todos esos datos podrían realmente obtener nuevos análisis y conocimientos. Los Cloud Pak for Data, aportan un panel único que permite conectar todas esas fuentes de datos y luego comenzar a infundir la IA y el aprendizaje automático para derivar nuevos conocimientos de esas capacidades. Ese es el poder de este Cloud Pak.

  • En siguiente lugar, tenemos el Cloud Pak for Automation. En general los negocios tienen una serie de tareas sencillas, cosas que pueden ser automatizadas. Por ejemplo, facturas que necesitan ser aprobadas o documentos que necesitan asegurarse de que están siguiendo las directrices correctas. Por tanto, este Cloud Pak permite automatizar esos procesos cotidianos, permitiendo a los empleados centrarse en esas tareas de mayor valor

  • A continuación, tenemos Cloud Pak for Integration. En anteriores posts hemos hablado de este patrón emergente de aplicaciones como son las aplicaciones basadas en nubes híbridas o que siguen una arquitectura de nube híbrida. Estas aplicaciones en muchas situaciones tienen que coexistir y funcionar con aplicaciones heredadas en entornos on-premise, así como las nuevas aplicaciones que se ejecutan en la nube. Ahora bien, si queremos conseguir que esos entornos dispares funcionen de forma holística, habrá que aprovechar las API y la gestión de las API, o aprovechar las ventajas de protocolos más rápidos y eficientes (como los mensajes con Kafka). Independientemente de que se trate de integrar estas diferentes soluciones y hacer que funcionen entre sí, ahí es donde entra en juego Cloud Pak for Integration.

  • Por último, y no por ellos menos importante, tenemos el Cloud Pak for Multicloud Management. Ahora, el futuro no es sólo híbrido sino, también, multi-cloud. Esto significa que, tal vez, se estén aprovechando las ventajas que ofrecen las múltiples nubes tanto privadas como públicas. Ahora bien, en este caso hay tres casuísticas importantes en las que pensar: Cómo cubrir todos esos entornos, por ejemplo, las políticas de seguridad y de cumplimiento. Cómo se automatizan los despliegues en esos entornos y, por último, cómo obtener visibilidad de las métricas o monitorización de esas aplicaciones para asegurarse de que están sanas. Ahí es donde llega la gestión final de Cloud Pak Multicloud.

Uniendo estos 5 elementos tenemos los IBM Cloud Paks, que permiten principalmente reducir los costes de desarrollo, así como los gastos operacionales.

En conclusión, IBM ha desarrollado un producto muy interesante que ayuda a las empresas a migrar sin muchos problemas al cloud y a modernizar sus apps contenedorizandolas. Resumiendo: Una forma abierta, más rápida y fiable de modernizar y migrar al cloud


News
es_ESSpanish
es_ESSpanish